Ante el caso de Juan Sebastián Medina, bebé en gestación, la Conferencia Episcopal de Colombia, a través de un comunicado, reafirma “que la vida es sagrada, que el aborto es una injusticia que clama al cielo y una gravísima herida a la sociedad, que no es posible construir la paz implantando esta pena de muerte contra los más pequeños e indefensos”.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia