Este 11 de febrero, fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, la Iglesia celebra la 28ª Jornada Mundial del Enfermo bajo el lema “Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré” (Mt 11,28)

 

En esta Jornada Mundial del Enfermo, el Papa Francisco recuerda que “Jesús dirige una invitación a los enfermos y a los oprimidos, a los pobres que sabe que dependen completamente de Dios y que, heridos por el peso de la prueba, necesitan ser curados” y a quien “siente angustia por su propia fragilidad, dolor y debilidad, no impone leyes, sino que ofrece su misericordia, es decir, su persona salvadora”.

 

“A causa de la enfermedad, estáis de modo particular entre quienes, “cansados y agobiados” atraen la mirada y el corazón de Jesús”, precisa en el mensaje y destaca que será en Él en quien encuentren “la fuerza para afrontar las inquietudes y las preguntas que surgen en vosotros, en esta “noche” del cuerpo y del espíritu”.

 

A los agentes sanitarios, el Papa Francisco les recuerda que “actúan con competencia haciendo sentir la presencia de Cristo, que ofrece consuelo y se hace cargo de la persona enferma curando sus heridas”.

 

También animó a los médicos y enfermeros a tener siempre presente en sus acciones “la dignidad y la vida de la persona, sin ceder a actos que lleven a la eutanasia, al suicidio asistido o a poner fin a la vida, ni siquiera cuando el estado de la enfermedad sea irreversible”.

 

“La vida debe ser acogida, tutelada, respetada y servida des que surge hasta que termina: lo requieren simultáneamente tanto la razón como la fe en Dios, autor de la vida”, precisó en el mensaje y subrayó que en algunas ocasiones la objeción de conciencia es una “elección necesaria” para ser coherentes con el sí a la vida y a la persona.

 

“Vuestra profesionalidad, animada por la caridad cristiana será el mejor servicio al verdadero derecho humano, el derecho a la vida. Aunque a veces no podáis curar al enfermo, sí que podéis siempre cuidar de él con gestos y procedimientos que le den alivio y consuelo”, apuntó.

 

El Papa Francisco también recordó que en algunos conflictos el personal sanitario está en el punto de mira y que, en algunas zonas, “el poder político pretende manipular la asistencia médica a su favor”, por eso subrayó que “atacar a aquellos que se dedican al servicio de los miembros del cuerpo social que sufren, no beneficia a nadie”.

 

Y también hizo un llamamiento “a las instituciones sanitarias y a los Gobiernos de todos los países del mundo” para que “no desatiendan la justicia social, considerando solamente el aspecto económico” y animó a que “se coopere para que todos tengan acceso a los cuidados adecuados”.

 

Fuente: Aciprensa

Fuente video: Arzobispado de Lima