En la madrugada de este martes ocurrió un terremoto de magnitud de 6.4 grados, el último de una serie de sismos que golpean Puerto Rico desde el 28 de diciembre, y que deja hasta el momento un muerto, el colapso de una iglesia católica y cuantiosos daños materiales. 

 

 

 

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) informó que el sismo se registró a las 4:24 a.m. (hora local), con epicentro a 13 kilómetros de la ciudad de Ponce, en el sur de la isla.

Las autoridades locales confirmaron la muerte de un hombre de 73 años y por lo menos ocho heridos en Ponce, el corte del suministro eléctrico en la isla, y una serie de derrumbes en las localidades cercanas al epicentro.

La gobernadora, Wanda Vázquez, declaró la isla en estado de emergencia y ordenó la ayuda de la Guardia Nacional, la fuerza de reserva puertorriqueña. En las redes sociales se pide oraciones por la isla con el hashtag #PrayForPuertoRico.

 

Entre los derrumbes, se informó del colapso de la parroquia Inmaculada Concepción del municipio de Guayanilla, templo de 180 años de antigüedad. En algunas imágenes compartidas por el medio El Visitante se observa cómo un grupo de fieles ayuda a rescatar el sagrario entre los escombros. No hubo heridos durante el derrumbe.

 

El P. Melvin Díaz Aponte, párroco de la Inmaculada Concepción de Guayanilla dijo “que hay que mantener la calma, volver la mirada a Dios y saber que Él nos habla siempre”.

“Desde la fe, sabemos que, por encima del templo material, somos iglesia… cada uno de los cristianos, piedras vivas, y por lo tanto, con la fuerza de las piedras vivas, levantaremos el templo material”, añadió.

 

 

 

Fuente: Aciprensa

Fuente: el visitante