Los funerales cristianos se han prohibido en algunas áreas de China a medida que el Gobierno comunista comienza a aplicar un conjunto de regulaciones represivas en las prácticas religiosas.

 

Según detalla UCA News, el Gobierno chino ha puesto en vigencia un conjunto de regulaciones en la provincia oriental de Zhejiang, que prohíben a los sacerdotes asistir a ceremonias funerarias fuera de un lugar religioso.

 

El Gobierno afirma que las nuevas reglas tienen como objetivo “deshacerse de las malas costumbres funerarias y establecer una forma científica, civilizada y económica de realizar los funerales”.

 

Las nuevas reglas comenzaron a tener efecto recientemente, aunque fueron promulgadas el 1 de diciembre de 2019, señaló un católico en la Diócesis de Wenzhou en Zhejiang a UCA News.

 

Las regulaciones prohíben estrictamente las “actividades religiosas fuera de lugares religiosos, por lo que el sacerdote no podrá celebrar oraciones funerarias fuera de la iglesia”, comentó.

 

Huang Jian, también de Wenzhou, señaló que los sacerdotes podrán visitar las casas de los feligreses, pero no podrán realizar ceremonias u oraciones religiosas.

 

El P. Guo de la parroquia de Henan, que es parte de la Iglesia abierta aprobada por el Estado, dijo a UCA News que los funcionarios del Gobierno les han pedido que sigan estrictamente las Regulaciones sobre Asuntos Religiosos.

 

“De lo contrario, habría sanciones. El castigo podría incluir el cierre de la iglesia y la cancelación del certificado de sacerdocio del consagrado, dejando que el sacerdote se vaya a casa”, dijo.

 

El P. Guo no negó que la situación de la Iglesia china sea preocupante.

“No me dejan ser sacerdote. Si no me dejan ir a la iglesia, lo haré en la clandestinidad. De todos modos, la Iglesia realmente está oprimida de una manera muy similar a la clandestinidad. Está restringida”.

 

El P. Guo resaltó que los comunistas celebrarán servicios conmemorativos cuando mueran. “¿Por qué no se nos permite a los católicos celebrar una ceremonia? Esto es exactamente persecución”, agregó.

 

El P. Peter Lee, otro miembro de la Iglesia abierta en el este de Shandong, dijo a UCA News que las instrucciones del Gobierno han llegado hasta ahora a esa zona del país.

 

“Sigo realizando sacramentos en las casas de los feligreses. Anteayer acompañe el cortejo de un miembro de la Iglesia desde su hogar hasta el cementerio. Nadie lo bloqueó”, dijo a UCA News el 30 de enero.

 

“Como sacerdote, necesitamos acompañar a los miembros de la Iglesia para que se sientan como todos somos parte de una familia. Particularmente, los bautizos y los funerales son muy importantes para las familias”.

 

Zhang Haomin, líder de la parroquia en Cangzhou en la provincia de Hebei, dijo que no había recibido ninguna notificación del Gobierno, “por lo que todo continuará como siempre”.

 

 

Fuente video: Milenio

“El Gobierno ahora requiere que la sociedad simplifique los funerales. Las ceremonias fúnebres que realiza nuestra iglesia son simples, no queman papel y no contaminan el medio ambiente”, dijo.

 

China ha prohibido los funerales, entierros y otras actividades relacionadas con los cadáveres de las víctimas fallecidas del coronavirus que se originó en Wuhan, en la provincia de Hubei.

 

Fuente: Aciprensa