En las celebraciones por el Día de los Mártires, el Arzobispo de Kampala (Uganda), Mons. Kizito Lwanga, pidió seguir el ejemplo de los mártires ugandeses para fortalecer la fe cristiana dentro de las familias, en medio de los desafíos de la pandemia del coronavirus.

 

El 3 de junio se celebró en Uganda el Día de los Mártires, también conocido como la fiesta de San Carlos Lwanga y sus compañeros. Esta fiesta nacional conmemora a los 22 católicos asesinados por orden de Kabaka Mwanga II, entonces rey de Buganda, uno de los reinos que luego conformarán Uganda, entre 1885 y 1887.

 

Mons. Lwanga indicó en su homilía que los mártires del país “nos enseñan a alimentar nuestra fe en la palabra de Dios” y pidió seguir su ejemplo para fortalecer la Iglesia doméstica.

 

Además, alentó a las familias a leer la Biblia diariamente, e indicó que, como católicos, los fieles están llamados a meditar en estas lecturas y renovar su fe.

 

El Prelado recordó que los misioneros que huyeron de Uganda debido a la persecución, encontraron a su regreso que había más católicos que antes, gracias principalmente a “la Iglesia doméstica y a los mártires ugandeses que evangelizaron a estas personas” con su ejemplo.

 

Asimismo, reflexionó sobre la situación por el COVID-19 en el país, e indicó que, en un momento donde no se puede acceder a los templos, los mártires “nos enseñan a permanecer firmes en la fe”.

 

“Existe una fuerte tentación de quedarse en el egoísmo, el individualismo y el egocentrismo. También existe la tentación de desarrollar una lógica de la ley de la selva, la supervivencia para el más apto, que va en contra de la virtud cristiana de la caridad”, advirtió.

 

El Prelado señaló que en momentos de crisis los mártires enseñan que “debemos aumentar nuestras obras de caridad, nuestras obras de amor y no reducirlas o destruirlas”.

 

Mons. Lwanga alentó al pueblo a ser hombres y mujeres de fe bajo el cuidado de Dios, guiados por el lema “Al igual que los Mártires de Uganda llenos de fe, esperanza y amor, venceremos”, escogido por la Arquidiócesis para esta fecha.

 

“Los mártires ugandeses son una realidad, están en el Cielo y pueden interceder por nosotros siempre que tengamos una fe, esperanza y amor fuertes”, dijo el Prelado, quien imploró a los católicos de todo el mundo a que rezaran por el fin de la pandemia por intercesión de los mártires de Uganda.

Debido a las restricciones dadas por el gobierno por el COVID-19, la Misa por el Día de los mártires en el Santuario en Namugongo, fue celebrada con un grupo limitado de fieles. Varios peregrinos no pudieron acceder al templo, por lo que, permanecieron en oración al otro lado de la cerca.

 

 

 

Fuente: Aciprensa Africa 

tv Uganda