Un día de consternación y dolor vivieron los habitantes de San Benito, Provincia de Vélez, en Santander, el 9 de julio, cuando la mañana apenas comenzaba tres hombres murieron electrocutados, entre ellos el párroco del pueblo.

 

El clérigo Óscar Alfonso García Romero, de 44 años, quien realizaba adecuaciones a la fachada del templo parroquial en compañía de Carlos Uriel Piza Ariza, de 44 años y Yaiber Díaz Piza, cayeron exánimes fulminados por una descarga eléctrica accidental.

 

A las 6:00 de la mañana cuando comenzaban las labores, entre los tres sujetaron un andamio y lo corrieron para alcanzar la parte alta de la iglesia. En ese momento ocurrió la desgracia.

 

“Tocaron un cable de alta tensión que hizo corto y, de forma lamentable, ocurrió este hecho donde los tres ciudadanos perdieron la vida por la descarga eléctrica”, explicó el coronel Carlos Julio Cabrera Suárez, comandante del Departamento de Policía de Santander.

 

Fue tal la descarga que todos quedaron tendidos, sin signos vitales. Nadie pudo auxiliarlos.

 

Foto tomada de facebook / VANGUARDIA

 

El Cuerpo de Bomberos del municipio de Barbosa llegó hasta San Benito, fueron ellos quienes sofocaron la ropa de las víctimas que aún humeaba.

 

El padre Óscar Alfonso era oriundo del municipio de La Belleza, Santander llevaba casi tres años como párroco en San Benito y se caracterizó siempre por su liderazgo y don de servicio.

 

Tras la triste noticia de la muerte del sacerdote Oscar Alfonso García Romero, ocurrida en el municipio de San Benito, Santander, el obispo de la diócesis de Vélez, monseñor Marco Antonio Merchán Ladino, expresó su profundo pesar y resaltó su testimonio, entrega y servicio sacerdotal a la Jurisdicción.

 

"Consternación y tristeza es aquello que nos embarga en este momento, pero Cristo Sumo y Eterno Sacerdote nos seguirá guiando y renovando en nuestra respuesta fiel a la misión que tenemos como ministros suyos. Rogamos al Señor siga bendiciendo nuestra Diócesis".

 

Extendió su saludo de condolencia a la familia y al padre Arturo Romero Marín, tío del sacerdote, para que sea Dios quien los llene de fortaleza y consuelo en este difícil momento.

 

"Nos unimos en oración a todos ellos rogando al Señor para que reciba en su glorioso Reino al Padre Oscar, donde podrá contemplar en toda su esencia a Aquel a Quien, durante su vida, él celebró en los Sacramentos y ofreció como alimento a tantos fieles con quienes compartió y vivió su sacerdocio".

 

Fuente 1: Vanguardia. com

Fuente 2: Conferencia Episcopal de Colombia

Comunicado:

9. COMUNICADO DE MONSEÑOR MARCO ANTONIO MERCHÁN LADINO_page-0001