La ofrenda de pan y vino al sacerdote invita a colocar nuestros propios corazones en el altar para que sean transformados

 

Entre los que asisten a misa el domingo, algunas personas son elegidas para presentar el pan y el vino al sacerdote mientras él prepara el altar para las oraciones de consagración.

Fuente video: Tekton

 

Si bien a primera vista puede parecer un tipo de intermedio, esta es de hecho una acción litúrgica con una larga historia y un profundo simbolismo.

 

La Enciclopedia Católica simplemente dice:

“Originalmente, en este momento, la gente traía pan y vino que eran recibidos por los diáconos y colocados por ellos en el altar”.

 

Eran personas de la propia comunidad normalmente las que se encargaban de hornear el pan y adquirir vino para la misa, por lo que esto servía como un momento práctico dentro de la liturgia para presentar los elementos necesarios para la misa.

 

Nikolaus Gihr en su Sacrificio de la Misa explica parte del simbolismo de este acto:

En primer lugar, la oblación (oblatio) se relaciona con los elementos eucarísticos: el pan y el vino son retirados del uso común, consagrados a Dios y previamente santificados, para que puedan prepararse y adaptarse a su destino indescriptiblemente exaltado. Renunciamos a todo reclamo de estos dones terrenales y los ofrecemos al Altísimo, con la intención y el deseo de que Él los cambie en el curso del Sacrificio en el Cuerpo y la Sangre más santos de Cristo.

 

Se alienta a los fieles en este momento a unirse a la ofrenda de una manera espiritual y colocar nuestros propios corazones en el altar, para que podamos ser transformados de manera mística en el “cuerpo” de Cristo.

 

Para participar de este alimento de Dios, para sentarse en este banquete de amor, todos de hecho están invitados; pero entre los invitados que asisten, los honrados y preferidos son los “pobres” de espíritu, los sencillos y los humildes, en resumen, todos los que han vaciado sus corazones y los han despojado del amor a los bienes de esta tierra, y quienes, por lo tanto, tienen hambre y sed del alimento imperecedero del cielo.

Fuente del video: Tekton

 

Estos “pobres en espíritu comerán” en la mesa del Señor y serán “saciados”.

Después de que los regalos están reunidos en el altar, el sacerdote recuerda este simbolismo en el diálogo que sigue.

Sacerdote: Levantemos el corazón.

Gente: Lo tenemos levantado hacia el Señor.

Gihr nos da algunas palabras de reflexión más sobre esta profunda acción y cómo nuestros corazones pueden transformarse en este momento de la Misa.

 

El corazón resplandece con el santo amor de Dios, y se libera de los lazos de las inclinaciones y deseos mundanos, que lo encadenan en el polvo; se despierta de su lenta indolencia y tibieza, para que pueda con sagrado ardor volar hacia el cielo con todos sus poderes. “¡Corazones en lo alto!”.

 

Fuente: Aleteia