Este mes de marzo la Red Mundial de Oración del Papa ha lanzado una edición especial de El Video del Papa – además de la Intención de Oración para marzo dedicada a los católicos chinos – en la que el Santo Padre pide oración “por los enfermos” y “por las personas que sufren” a causa de la pandemia mundial por el coronavirus. En el video, el Papa invoca a la Madre de Dios para que nos libre “de todo peligro” y muestra su agradecimiento “a todos los cristianos, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que rezan por este momento, todos unidos, cualquiera que sea la tradición religiosa a la que pertenezcan”.

 

 

#PrayForTheWorld

“El Papa Francisco, además de rezar cada día por el fin de la pandemia, invita con este video a que las personas se movilicen particularmente esta semana con la oración, la compasión, y la ternura” ha declarado el padre Frédéric Fornos S.J., Director Internacional de la Red Mundial de Oración del Papa (incluye el MEJ – Movimiento Eucarístico Juvenil).

 

El Papa vive la pandemia con fe y oración

El pasado miércoles 11 de marzo, el Papa agradeció a todos los que rezan en estos momentos difíciles, sin importar su tradición religiosa, haciendo un especial énfasis en los enfermos y en los que más sufren, pidió elevar todos juntos la oración “Bajo tu amparo” a la Virgen María, implorando su protección:

 

“Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios; no desprecies nuestras súplicas en las necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita”

 

Son momentos críticos para los habitantes de todos los países del planeta, pero el Papa Francisco los vive con fe y oración. Sus acciones lo demuestran: El pasado tercer domingo de Cuaresma, rezó ante el ícono de la Salus Populi Romani para enfatizar su cercanía a los que sufren e implorar la protección especial de la Santísima Virgen María. Después, en una peregrinación hacia donde se halla el crucifijo que en 1522 fue llevado en procesión para acabar con la peste en Roma, pidió por el fin de la pandemia.

 

Fuente: vaticannews