Sucedió en Recife Brasil, cuando el padre Adilson estaba celebrando la eucaristía y cuando fue a limpiar el cáliz, estaba con sangre, la tela estaba manchada, el Padre limpió y volvió a suceder lo mismo. Todo el material fue recogido para su análisis.

 Mira el video: