Las Academias de Ciencias Pontificias emitieron un comunicado el viernes 20 de marzo alentando a los líderes mundiales a hacer ajustes a las respuestas a corto y largo plazo contra el coronavirus.

 

La declaración fue publicada el 20 de marzo por la Pontificia Academia de las Ciencias y la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales y en ella contribuyeron cerca de 20 líderes internacionales de la ciencia designados por el Papa Francisco.

 

Los líderes expresaron su gratitud por el “máximo servicio” ofrecido por los profesionales médicos en contra de la pandemia del coronavirus, pero enfatizó que los desafíos y las desafortunadas consecuencias permanecen.

 

Fuente video: El País España

 

Indicaron que hay cinco áreas que necesitan ser mejoradas, como las respuestas tempranas, gran soporte de las comunidades científicas, mejor protección de la población vulnerable, interdependencias globales más fuertes, y mayor compasión.

 

Según la declaración, todos los países deben centrarse en realizar una acción temprana que fortalezca los sistemas de salud, especialmente con la mejora de procedimientos de advertencia. Asimismo, los expertos criticaron el fracaso de los gobiernos, instituciones públicas y los medios de comunicación para dar una respuesta adecuada al coronavirus.

 

Asimismo, los líderes dijeron que la respuesta debió ser dirigida por la sociedad civil e incluir acciones de distribución de las comunidades locales y dado que la pandemia limita la interacción cara a cara, dijeron que la tecnología de comunicación debe mejorarse.

 

“Es de vital importancia adelantarse a la curva para enfrentar tales crisis globales. Hacemos hincapié en que las medidas de salud pública deben iniciarse inmediatamente en todos los países para combatir la continua propagación de este virus. Se debe reconocer y actuar sobre la necesidad de realizar pruebas a gran escala, y se debe poner en cuarentena a las personas que dan positivo al COVID-19, junto con sus contactos cercanos”, dice el comunicado.

 

También dijeron que se debe ampliar el apoyo a las comunidades científicas, pues debería haber una mejor comprensión de las enfermedades zoonóticas que pueden transmitirse entre animales y seres humanos, como las enfermedades infecciosas causadas por bacterias o virus que se transmiten a los humanos por los animales.

 

Al respecto, los líderes señalaron que ello podría requerir la remodelación de los sistemas de producción animal relacionados con los alimentos para reducir el riesgo de enfermedades zoonóticas e impulsar una mayor investigación sobre el comportamiento humano bajo estrés psicológico para comprender mejor la respuesta del gobierno.

 

“Fortalecer la investigación de ciencias básicas, fundamentales o puras mejora la capacidad de detectar, responder y, en última instancia, prevenir o al menos mitigar catástrofes como las pandemias. La ciencia necesita un mejor financiamiento a nivel nacional y transnacional, para que los científicos tengan los medios para descubrir los medicamentos y vacunas adecuados. Las compañías farmacéuticas tienen la responsabilidad clave de producir esos medicamentos a escala, si es posible”, dijeron.

 

Los expertos también dijeron que se deben tomar medidas para proteger a las personas vulnerables de la infección del virus, como son los trabajadores médicos o las personas más pobres. Además, señalaron que la pandemia y las respuestas “miopes” pueden provocar grandes daños a la economía, perjudicando la producción de alimentos.

 

“Es esencial que en todos los países la acción política tenga un enfoque más amplio en la salud pública para proteger a las personas pobres y vulnerables del virus COVID19, que también tendrá un impacto adverso en las economías mundiales”, señalaron los expertos.

 

Los líderes dieron una advertencia y dijeron que “a menos que se mitiguen las consecuencias disruptivas anticipadas sobre la producción y el suministro de alimentos, y muchos otros sistemas, se perjudicará especialmente a los pobres”.

 

También dijeron que “las pandemias representan una amenaza para los millones de refugiados, migrantes y desplazados forzosos”, por ello, imploraron a la comunidad global que “intensifiquen los esfuerzos para proteger a los más vulnerables entre nosotros”.

 

En la declaración se señaló que si bien la correspondencia mundial ha aumentado el flujo de bienes, ideas y otros beneficios, en el momento de una enfermedad infecciosa, la interconexión dificulta la contención del virus. Por ello, indicaron la necesidad de un aumento de las alianzas mundiales.

 

Para la delegación, si bien el mundo se ha aislado en respuesta al brote del COVID19, esta suerte de defensa en contra del virus puede ser contraproducente, pues las organizaciones transnacionales e internacionales necesitan estar equipadas para manejar la cooperación global.

 

“Las medidas de mitigación para frenar la rápida propagación del contagio a veces requieren cerrar las fronteras alrededor de los puntos críticos afectados. Sin embargo, las fronteras nacionales no deben convertirse en barreras que obstaculicen la ayuda entre las naciones. Los recursos humanos, los equipos, el conocimiento sobre las mejores prácticas, los tratamientos y los suministros deben de compartirse”, dijeron.

 

En ese sentido, los líderes insistieron en que “las crisis mundiales exigen una acción colectiva”, pues “la prevención y la contención de las pandemias es un bien público mundial y su protección requiere una mayor coordinación global, así como un desacoplamiento temporal y adaptativo”.

 

Además, sostuvieron que la compasión y la solidaridad también deben fortalecerse, y señalaron que las iglesias y otras comunidades religiosas son contribuyentes valiosos en este desafío.

 

“Una lección que el virus nos está enseñando es que la libertad no se puede disfrutar sin responsabilidad y solidaridad. La libertad divorciada de la solidaridad genera un egoísmo puro y destructivo. Nadie puede triunfar solo. La pandemia de COVID-19 es una oportunidad para ser más conscientes de la importancia de las buenas relaciones en nuestras vidas”, concluyeron.

 

Fuente: Aciprensa

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente por CNA.