En esta nueva oportunidad Fray Nelson Medina nos trae una nueva catequesis donde nos explica que desde los comienzos de la humanidad la obra del pecado ha sido separar y dividir. El fruto lamentable de ese aislamiento lo estamos viendo hoy en la pendiente de soledad y depresión que empuja muchas personas hacia el suicidio, que se ha constituido en causa principal de muerte en muchos países.

 

Desde el hogar de Nazareth, sin embargo, ya María nos da una lección diversa: Jesús es de Ella pero es también de tantos que lo necesitan y lo buscan. María no “acapara” a Jesús sino que lo entrega con amor y así ayuda de modo eminente a la conformación de la comunidad cristiana.