En el marco del 75º aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, el Papa Francisco, al finalizar la oración mariana del Ángelus, el día de ayer, insistió en que “ante esta inmensa tragedia, ante esta atrocidad, no es admisible la indiferencia y es obligatoria la memoria”.

Además, señaló que “estamos todos invitados a hacer un momento de oración y de recogimiento, diciendo cada uno en su corazón: ¡Nunca más, nunca más!”.

 

Fuente video: Aleteia

 

Como parte de la agenda prevista para esta conmemoración, se celebrará en la sede de la ONU, en Nueva York, un simposio internacional organizado por el Observador Permanente de la Santa Sede que lleva por título: “Recordando el Holocausto: los esfuerzos documentados de la Iglesia Católica para salvar vidas”.

Ceremonia en el antiguo campo de concentración nazi

Contará con la presencia de delegaciones de cerca de 50 países, más de 200 supervivientes del holocausto compartirán sus testimonios y unos 2 mil sobrevivientes del holocausto, de todo el mundo, rendirán homenaje a los más de 1,1 millones de víctimas, principalmente judíos.

Una historia de horror y dolor

Tras la invasión alemana de Polonia en 1939, los nazis comenzaron a deportar judíos desde Alemania y Austria hasta Polonia, donde crearon guetos para separarlos del resto de la población.

En 1941, los nazis comenzaron con su campaña de exterminio.

 

La mayor parte de las víctimas fueron judíos polacos, alemanes y de otros países ocupados por las tropas de Hitler, pero también hubo entre las víctimas católicos, prisioneros de guerra, miembros de la resistencia polaca, romaníes, judíos, comunistas y homosexuales.

En un comunicado, publicado el 25 de enero, los líderes del Consejo Europeo de Conferencias de Obispos y la Comisión de la Conferencia de Obispos de la Unión Europea recordaron esta efeméride y señalaron que ese lugar, el campo de exterminio “aún inspira terror”.

 

Fuente: Vatican news/ Aciprensa /
Conferencia Episcopal de Colombia