En su mensaje del mes de enero, el papa invita a la reconciliación y a la fraternidad entre todos los creyentes y también entre todas las personas de buena voluntad.