El maratonista keniano Eliud Kipchoge se convirtió en la primera persona en correr una maratón en menos de dos horas; sin embargo, lo que no muchos sabían, es que el deportista profesa una profunda fe católica que le fue transmitida por su familia.

Kipchoge completó en 1 hora 59 minutos y 40 segundos un trayecto de 42 kilómetros en Viena, la capital de Austria, rompiendo todo récord anterior.


 Fuente video: La Vanguardia

 

Poco tiempo después de terminar la carrera, Kipchoge hizo lo que se dice que hace después de cada participación: Se arrodilló, inclinó la frente al suelo e hizo la señal de la cruz en acción de gracias.

 

En su ciudad natal, sus amigos y familiares dicen que el logro extraordinario de Kipchoge podría tener algo que ver con su profunda fe católica.

 

El primo de Kipchoge, el P. Kennedy Kipchumba, dijo el sábado 12 de octubre que el logro del corredor fue “un momento de alegría y júbilo, sumado a que: Dios cumple su promesa”.

 

“Fui parte de las cerca de 3 mil personas que seguían la carrera desde una pantalla grande y con todas ellas terminamos inclinándonos ante Dios para agradecerle todo lo que nos ofreció”, dijo el P. Kipchumba.

 

Después de la hazaña de Kipchoge, su familia, incluidos varios sacerdotes, celebraron una Misa en acción de gracias.

Fuente aciprensa