La Santa Sede informó ayer que el jefe de la Gendarmería del Vaticano, comandante Domenico Giani, renunció al cargo para “asegurar la debida serenidad” de la investigación de la filtración de una orden confidencial, “aunque el comandante no tenga ninguna responsabilidad personal”.

El Vaticano indicó que la renuncia se debe a que el “2 de octubre algunos medios de comunicación publicaron una orden confidencial, firmada por el Comandante de la Gendarmería Vaticana, Dr. Domenico Giani, sobre las consecuencias de ciertas limitaciones administrativas impuestas a personal de la Santa Sede”.

“Dicha publicación perjudicaba gravemente tanto la dignidad de las personas implicadas como la imagen de la Gendarmería”, señaló el comunicado de la Sala de Prensa de la Santa Sede.

Fuente: Aciprensa