Oración escrita por San Maximiliano Kolbe y recitada por San Juan Pablo II