El P. Hugo Valdemar, canónigo penitenciario de la Arquidiócesis de México, advirtió que prácticas como la adivinación, el uso de amuletos, cuarzos y la brujería son “medios y ventanas para la entrada de Satanás”.

En su reciente artículo “Con el diablo no se juega”, publicado por el diario mexicano Contra Réplica, el P. Valdemar señaló que recientemente se realizó en la Ciudad de México un festival de brujería titulado “Aquelarre Fest CDMX”, en el que “decía la promoción, te podrás sentir como toda una hechicera, pues contará con pócimas y conjuros para que cambies tu destino”.

El sacerdote mexicano indicó que “a cualquier persona, un festival de este tipo le puede parecer que se trata de una tontería o de un juego inocente”, sin embargo “pocos se dan cuenta de lo peligroso que es promover la asistencia a un evento que, disfrazado de diversión familiar o curiosidad, puede tener consecuencias inimaginables sobre las personas, su vida y salud”.

Satanás no es un mito inventado por la Iglesia para espantar a los incautos, el Maligno es una criatura espiritual cuya existencia e influencia es una verdad de fe que no está a discusión, ni su acción malvada, pervertida, pervertidora y destructiva”, señaló.