A+ A A-

“LA IGLESIA SE ADAPTA A CRISTO” EXPECTATIVA AL FINAL DEL SINODO Destacado


ENTREVISTA RADIO MARIA  ESCUCHA Y COMENTA
Hernán Olano, Abogado director del departamento de Humanidades de la Universidad de La Sabana



La familia es la cuna del amor humano, es el pilar del desarrollo de una sociedad y por ser esta su misión enfrenta innumerables luchas y desafíos que la iglesia debe iluminar y orientar.

Con esta preocupación se reunió la asamblea del sínodo de los obispos del 4 al 25 de octubre, con la idea de evangelizar las realidades de los hogares del mundo, buscando caminos para entusiasmarlos en la promoción de los valores que necesitan los pueblos.

El 15 de septiembre de 1965 el Papa Pablo VI fue el primero en convocar un sínodo, que no es otra cosa que un encuentro religioso o asamblea que permite el intercambio de experiencias con el fin de ayudar al Papa a gobernar la iglesia universal.
En la práctica esta asamblea debe aplicar por completo el significado de la palabra sínodo, que en su origen etimológico se deriva de la raíz syn que traduce juntos y hodos que significa camino; “caminar juntos”.
La asamblea del sínodo actúa como un órgano consultivo para el Santo Padre y manteniendo un espíritu de colegialidad, se ocupa de la reflexión de asuntos importantes para la iglesia relacionados con la fe, la moral o la disciplina.

A lo largo de la historia de la iglesia se han convocado diferentes sínodos, recordamos por ejemplo el sínodo ecuménico convocado por el Papa Juan XXIII, con el fin de reformar el código de derecho canónico. Aunque los sínodos debaten temas de interés para la evangelización es preciso aclarar que ningún sínodo modifica la doctrina eclesial, porque la iglesia se adapta a Cristo y no lo contrario.
En el sínodo ordinario sobre la familia se presentó el contexto y los desafíos de la familia, esto implicó recordar la mirada de Cristo sobre los hogares y el contenido del evangelio de la familia para luego establecer las perspectivas pastorales que ayudarán a los matrimonios a consolidar su unión basada en la indisolubilidad, la unidad, la fidelidad y la apertura a la vida aceptada durante la celebración del sacramento del matrimonio.

En esta oportunidad además de los padres sinodales estuvieron presentes en la asamblea delegados de las congregaciones religiosas, la iglesia oriental, miembros de iglesias protestantes y familias de laicos que compartieron su testimonio y visión de la vida en familia. Todos acudieron concientes de que la autoridad máxima del sínodo es el Papa y que tendrían la libertad para compartir sus experiencias y visiones de lo que debe ser la acción pastoral para evangelizar la familia.
Nadie recibió pago por participar en el sínodo, los integrantes de esta asamblea estuvieron allí por designación, asignación u oficio.
De los 166 delegados, 44 eran de África, 45 de América, 25 de Asia, 47 de Europa y 5 de Oceanía. Adicionalmente estuvieron presentes 10 superiores de órdenes religiosas y 45 padres sinodales nombrados personalmente por el Papa Francisco.

Pese a las conjeturas e informaciones segmentadas de los medios de comunicación los frutos del sínodo no sólo se reflejarán en una reforma de la iglesia universal sino en una actitud de apertura y misericordia para seguir la voluntad de Dios en la formación de la familia dispuesta en la sagrada escritura y en la observación de la realidad que siempre llamará al corazón de la iglesia para que su acción se cada vez más efectiva.
 

Deja tus comentarios

0

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

Tv en vivo

Twitter

Escucha musica selecta


PopUp MP3 Player (New Window)
Colabora Con Nosotros

Hay 175 invitados y 14 miembros en línea