El fin propio de la Liturgia de las Horas es la santificación del día y de todo el esfuerzo humano. La invitación que hacemos a todos los oyentes de Radio María es a unir nuestra voz a la voz de  la Iglesia, teniendo claro el propósito de esta oración litúrgica, alabar, bendecir, adorar a nuestro Creador porque ha estado grande con nosotros y estamos alegres.


Lectio Divina

“El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? Si el Señor es el centro de nuestra vida, optar por Cristo en lo cotidiano de la vida. “Es Dios quien activa en ustedes el querer y el obrar para realizar su designio de amor”, como dice el Apóstol, optar por la propuesta de Jesús en la construcción de la civilización del amor, tomando la cruz de cada día para la gloria de Dios, bien de nuestros semejantes y santificación de nuestra alma.