En Radio María Play conoce a Nuestra Señora la Virgen de Lourdes, la celebración Radio María del 11 de febrero, te compartimos su historia y propósito del día.

NUESTRA SEÑORA DE LOURDES “Yo soy la Inmaculada Concepción”

Hoy celebramos la Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, quien en una de sus apariciones le dijo a Santa Bernardita: “No te prometo hacerte feliz en este mundo, sino en el próximo".

Hace más de 150 años, el 11 de Febrero de 1858, la Virgen Santísima se apareció en la gruta de Masabielle, Lourdes, a una joven llamada Bernardita cuando iba por leña seca al campo acompañada de su hermana y una amiga.

Al levantar la cabeza Bernardita vio en la gruta a una mujer vestida de blanco, con un cinturón azul celeste y sobre cada uno de sus pies una rosa dorada, tenía entre sus dedos un largo rosario blanco y dorado con una hermosa cruz de oro, entonces las dos empezaron a rezarlo.

El domingo 14 de febrero Bernardita vuelve a la gruta y después de la primera decena del rosario, la niña ve aparecer a la misma Señora. Bernardita le tiró agua bendita para asegurarse que venía de Dios. La Virgen sonrío cuando el agua tocó sus pies, tomó el rosario y se persignó con el. Empezaron ambas a rezarlo. Desde ese momento las burlas y risas comienzan contra Bernardita.

El 18 de febrero la Virgen vuelve a aparecer, Bernardita le ofrece papel y una pluma y le pide que escriba su nombre. La Señora le dice: "Lo que tengo que comunicarte no es necesario escribirlo, hazme únicamente el regalo de venir aquí durante quince días seguidos". A la promesa de Bernardita la Virgen contestó: Yo también te prometo hacerte dichosa, no ciertamente en este mundo, sino en el otro". Comienza la quincena milagrosa: El rumor de las apariciones se esparció rápidamente y una gran multitud acudió a la gruta.

Al siguiente día Bernardita lleva  a la gruta una vela encendida y de ahí nace la costumbre de llevar velas para encenderlas ante la Gruta, el 20 de febrero La Virgen le enseña una oración personal y  al terminar la visión, una gran tristeza invade a Bernardita.

El domingo 21, la niña ve que la Virgen estaba triste, le pregunta lo que le pasa y Nuestra Señora le contesta: “Rogad por los pecadores”. Para ese entonces las autoridades amenazaron a Bernardita con llevarla a la cárcel y todos se burlaban de ella.

El 23 de febrero, diez mil personas fueron hasta la gruta a ver lo que pasaba. La Virgen se le apareció a Bernardita y le dijo "Y ahora, hija mía, ve a decir a los sacerdotes que aquí, en este lugar, debe levantarse un Santuario, y que a el debe venirse en procesión". Bernardita se dirigió inmediatamente hacia la Iglesia a darle el mensaje al Párroco. El sacerdote le preguntó el nombre de la Señora y que le pidiera de su parte que hiciese el milagro de hacer florecer el rosal silvestre sobre el que se aparecía.

El 24 la pequeña le cuenta todo a la Virgen, quien sólo sonrió. Luego María la mandó a rogar por los pecadores y exclamó: “¡Penitencia, penitencia, penitencia!... ¡Ruega a Dios por los pecadores! ¡Besa la tierra en penitencia por los pecadores!” Bernardita así lo hizo y pedía a los espectadores que hicieran lo mismo.

El 25 de febrero la Virgen le ordena beber, lavarse los pies en la fuente y comer hierba. Bernardita, por indicación de María, escarbó en el fondo de la gruta y empezó a brotar agua.

El 26 se produce el primer milagro. El pobre obrero Bourriete, que tenía el ojo izquierdo mutilado, ora y se frota el ojo con el agua de la fuente. Luego empezó a gritar de alegría y fue recuperando la vista. El 27 la Virgen permanece en silencio, Bernardita bebe del agua del manantial y hace los gestos recurrentes de penitencia.

El 28 Bernardita va a la gruta, pero luego es llevada a casa el juez y amenazada de ir a cárcel. En la noche, Catalina Latapie moja su brazo dislocado y el brazo y la mano recuperan su agilidad, produciéndose un segundo milagro.

El martes 2 de marzo, Bernardita va de nuevo donde el párroco a recordarle el pedido de la Virgen.

El 3 de marzo la pequeña le pregunta de nuevo su nombre y la Virgen sonríe. Ese día, una madre en su desesperación lleva en brazos a su hijo que estaba medio muerto. Lo metió 15 minutos en el agua fría y al llegar a casa notó mejoría en la respiración del niño.

Al día siguiente, el niño estaba lleno de vida y completamente sano. Los médicos certificaron el milagro y lo llamaron de primer orden.

El 4 de marzo, al finalizar los quince días, la visión permanece silenciosa. El 25 de ese mes la Virgen se apareció a Bernardita, levantó los ojos hacia el cielo, juntó en signo de oración las manos que tenía abiertas y tendidas hacia el suelo y le dijo a Bernardita: “Soy la Inmaculada Concepción”.

La pequeña salió corriendo a decirle al párroco, quien se conmueve ante la revelación del nombre ya que cuatro años antes se había proclamado el dogma de la Inmaculada Concepción.

El 7 de abril, Bernardita en la gruta y en éxtasis pone su mano sobre la llama de la vela encendida que había llevado y no se quema. Después de la aparición, su mano estaba ilesa y fue comprobado por un médico que presenció el hecho.

El 16 de julio se produjo la última aparición. Bernardita  sintió la misteriosa llamada y al llegar a la gruta se dio cuenta que estaba vallada y no se podía pasar. Se dirige entonces al otro lado, enfrente de la gruta, y vio a la Madre de Dios. ”Me pareció que estaba delante de la gruta, a la misma distancia que las otras veces, no veía más que a la Virgen. ¡Jamás la había visto tan bella!”, dijo Santa Bernardita.

PROPÓSITO: Sigamos las enseñanzas de Nuestra Señora Virgen de Lourdes, llenemos nuestro corazón de amabilidad, bondad, caridad y dulzura. Hagamos resplandecer la fe por la santidad de nuestras vidas.